JUANES - ENTREVISTA

by Super User
Visitas: 288

Le perseguía una obsesión cuando afrontó este nuevo álbum: «Hacer lo que fuera ¡menos la camisa negra! Tenía que conservar la esencia, pero llevar la música a otro lugar.» Son las primeras palabras de Juanes cuando nos encontramos con él en Madrid para que nos hable de ‘La vida es un ratico’ (Universal). Un título que sacó de una conversación con su madre «cuando la crisis con mi esposa atravesaba su peor momento. Vivimos a tanta velocidad, en un mundo tan complejo, que se nos olvida cuidar algo tan importante como es el amor


¿Desnudas tu corazón en este disco?
Completamente. Mis letras se alimentan de la realidad, de lo que me sucede y lo que siento. En estas, he volcado todo lo bueno y lo malo que me ha pasado en estos dos últimos años. Especialmente, en relación con mi esposa, pero esto no es nuevo... siempre he hablado de amor, es lo que mueve el mundo.

En tus trabajos anteriores dabas una visión más romántica del amor. En este te deslizas hacia las relaciones de pareja.

¿Es el reflejo de cómo lo has vivido en cada momento?

En ‘Un día normal’, hablaba de un amor más idealista. Era el momento en que me estaba enamorando. ‘Mi sangre’ era romántico, pero no tanto, y en este se refleja la pura realidad de las parejas, cuando tienes problemas con la persona que amas, cuando te enfrentas con el miedo a la ruptura cara a cara, cuando tratas de recuperar la relación... El amor hay que trabajarlo.


¿Envuelto en la vorágine del éxito te faltó tiempo?
Tiempo y madurez para entender que el amor se transforma.
De la crisis a la reconciliación. Te confiesas a través de las letras...
Yo concibo los discos como si fueran un libro –autobiográfico– y cada canción es un capítulo. ‘Difícil’ es una melodía trágica. Refleja el desespero de amar tanto a alguien que no sabes si es más doloroso seguir siendo su amigo o alejarte. ‘La mejor parte de mí’ es una de las que más me gusta de este disco. La escribí cuando la energía entre nosotros no estaba bien pero yo sentía que la amaba locamente. Lo digo en la canción: ‘Amar nunca ha sido fácil’. Cuando hice ‘Tú y yo’ ya nos habíamos reconciliado y es de agradecimiento. También lo es el tema ‘Me enamora’.
Ésta es una declaración de amor...
Absolutamente loca.


En la fusión de rock con ritmos colombianos que define tu estilo musical, esta vez prevalecen los últimos.

¿Te has liberado de complejos?
Quizá sí... Igual que las letras, he hecho la música que me nacía del corazón. Me he dado cuenta que para ser universal hay que ser local. Nunca voy a ser Led Zeppelin, porque soy de Medellín y he crecido escuchando música popular. Es mi disco más sincero.


¿Cómo nació ‘Minas piedras’ que cantas a dúo con Calamaro?
Visité uno de los municipios más afectado por las minas en Colombia y hablé con aquella gente sobre lo que les había pasado y cómo querían salir adelante. Esta canción es una foto de ese día. Es preciosísima y cuento con la credibilidad y la magia de Andrés.


¿Sigues creyendo que la música puede cambiar el mundo?
Creo que puede ser una poderosa arma de paz y cada uno, como ciudadano, debemos ser parte del cambio. Yo mantengo este compromiso desde que empecé en la música, hace 18 años, y me sigue pareciendo algo necesario.


¿Te sientes seguro en Medellín?
Allí voy al supermercado, al cine, y soy una persona normal. No me siento más inseguro que cuando cojo un avión en Nueva York o estoy en Londres, Madrid...


¿Cómo has llevado el interés de los medios por tu vida?
Por primera vez, la fama me afectaba de forma negativa. Como todo ser humano, tenía problemas que resolver, pero ya está, todo está volcado en el disco.